Cooperativa Nacional de Productores de Leche, ejemplo de cooperación

El inicio de la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole), se produjo en un contexto difícil de la economía uruguaya; el tiempo demostró que dicha iniciativa se convertiría en paradigma del éxito empresarial latinoamericano.

            El 1º de junio de 1936 se dio por creada la Conaprole mediante Ley 9.526, emitida por el parlamento nacional como medida ante la fuerte crisis prolongada que causó la caída de la bolsa de valores de New York en 1929. Esta ley promulgó la expropiación de las escasas y arruinadas empresas lácteas para constituir la Conaprole, encargada ahora de monopolizar la producción y comercialización de los productos lácteos.

            Conaprole es una pequeña empresa propiedad de 2.000 pequeños y medianos fabricantes que han crecido a lo largo de su historia y hecho famoso su nombre, una marca con la mayor reputación del mundo.

            La empresa promovió un cambio hacia la tecnología de producción basada en pastos naturales, complementados con cultivos forrajeros anuales y suministros de alimentos muy concentrados, además de agregar un paquete tecnológico importado de Nueva Zelanda, basado en forrajes de pastos cultivados durante varios años. Esto es para aumentar la eficiencia económica de la producción y, al mismo tiempo, reducir el costo del producto al productor. En 1995 es introducido el Sistema Nacional de Calidad y, desde 1997,  se ha convertido en la norma la obligación de verificar la calidad de la leche mediante recuentos de células bacterianas y somáticas.

            En la actualidad cuenta con un parque industrial de 8 plantas de procesamiento en todo el país y más de 1.850 plantas de conversión. Poseen un personal de unos 1900 trabajadores. En 2020 la empresa exportó alrededor de 575 millones de dólares, mientras que, en el mercado interno, las ventas aumentaron en 245 millones de dólares. La fábrica principal está ubicada en la capital (Montevideo), mientras que las restantes se distribuyen en las provincias de Soriano, Rivera, San José, Canelones, Maldonado y Florida.

Ayúdanos compartiendo este artículo